Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

Cómo evitar que tu gato se acicale en exceso: 11 métodos con aval veterinario

Kristin Hitchcock

By Kristin Hitchcock

Gato peludo acicalándose sobre sábanas blancas.

Vet approved

Dr. Paola Cuevas Photo

Reviewed & Fact-Checked By

Dr. Paola Cuevas

MVZ (Veterinarian)

The information is current and up-to-date in accordance with the latest veterinarian research.

Learn more »

Los gatos son conocidos por su capacidad de acicalamiento. Suelen mantenerse relativamente limpios y apenas necesitan nuestra intervención. Aunque a veces se acicalan demasiado, provocando pérdida de pelo y llagas. Su lengua es bastante áspera y puede dañar su manto y piel, lo que podría desencadenar infecciones secundarias graves.

No es fácil evitar que un gato se acicale. Lo más probable es que lo haga cuando esté solo o se aleje si intentas impedirlo. Sin embargo, existen varios métodos para detener este comportamiento, los cuales te contaremos a continuación.

hepper single cat paw divider

Los 11 métodos para detener el acicalamiento excesivo

1. Determina la causa

Gato naranja acicalándose.
foto por: ErikGlez, Shutterstock

Existen diversas razones detrás de este comportamiento y una de ellas es el estrés, ya que muchos felinos buscan actividades relajantes para aliviarlo. Pero ten en cuenta que el acicalarse en exceso no es beneficioso.

Otra posible causa son las alergias alimentarias, que provocan picor en la piel. En estos casos, el gato puede morderse y lamerse en exceso para aliviar el malestar.

Aunque es menos frecuente, algunos gatos se acicalan en exceso cuando están aburridos y no tienen nada que hacer.
Identificar la causa subyacente es fundamental para poder abordar el problema. Si se trata de alergias alimentarias, puede ser necesario realizar cambios en la dieta. Si el aburrimiento es el desencadenante, puedes proporcionarle juguetes y otros objetos estimulantes. En el caso del estrés, el tratamiento puede ser más complejo porque a veces se desconoce la razón.


2. Reduce el estrés en tu hogar

En muchas ocasiones, los gatos se asean cuando se sienten estresados, aunque a veces se exceden.

Hay muchas cosas que pueden estresar a un gato, incluso las más normales, como ver animales extraños afuera. Al ser criaturas más pequeñas, suelen estar a la defensiva en presencia de perros y otros gatos. Además, son territoriales, por lo que ver un animal cerca de su casa puede resultarles estresante. Si este es tu caso, cierra las ventanas. Aunque, a veces, hay ciertas situaciones estresantes que no pueden evitarse, por ejemplo, una mudanza.

Los ruidos fuertes también los estresan, por eso debes asegurarte que tenga un lugar tranquilo al que pueda escapar si se siente abrumado. Por ejemplo, un árbol para gatos, ya que puede trepar y esconderse él. Colócalo en una zona tranquila, cerca del arenero y su comida.


3. Aumenta los recursos

Un par de gatos alimentándose.
foto por: Nils Jacobi, Shutterstock

Si tienes varios gatos, es importante tener en cuenta la “falta de recursos” que pueden experimentar. Por más que tú sepas que hay una bolsa llena de comida en el lavadero, ellos no. Si tienes tres gatos que comparten el mismo plato de alimento, puede que alguno se vuelva territorial y vigile la comida.

Lo ideal es disponer de varios comederos y bebederos. De esta manera, se minimiza el impacto de cualquier tipo de vigilancia y se evita el estrés que provoca la falta de recursos porque pueden acudir a diferentes lugares si uno está vacío. También se minimiza el impacto de cualquier tipo de vigilancia.

Es crucial distribuir los comederos en habitaciones diferentes porque los gatos no suelen comer uno al lado del otro. Si uno decide vigilar la comida, limitará el acceso del otro. Es por eso que deben colocarse separados para que todos puedan comer al mismo tiempo sin interactuar entre sí.


4. Ubica adecuadamente el arenero, la comida y el agua

En ocasiones, la ubicación de sus elementos básicos puede generarle estrés. Por ejemplo, si el comedero se encuentra en una zona muy transitada, tu gato podría estresarse innecesariamente ante las visitas. Si el arenero está ubicado junto a la secadora o la lavadora, puede asustarse al tratar de usarlo. Lo ideal sería colocar todos los objetos necesarios para tu gato en lugares tranquilos y de fácil acceso.

Si dispones de más de un comedero o arenero, es recomendable colocarlos en extremos opuestos de la casa, en zonas tranquilas. Aunque no siempre es posible porque depende del tamaño de la vivienda. Sin embargo, es más importante separar los comederos entre sí que mantener la comida en un lugar tranquilo.

Asegúrate de que, al menos, haya un comedero y un arenero en un lugar apropiado.


5. Presenta a otros gatos

Gato gris dentro de una caja; gato negro mirando.
foto por: DomPixabay, Pixabay

Al introducir un nuevo felino en tu hogar, asegúrate de hacerlo correctamente para evitar que ambos gatos se estresen demasiado, pues la llegada del nuevo miembro causará estrés en ambos animales. Por ello, es preferible separar al nuevo integrante en un espacio propio al principio, permitiendo que ambos se habitúen al olor del otro. Así, el nuevo gato dispondrá de una “zona segura” para utilizar una vez que haya sido presentado a los demás felinos.

Una vez realizada la presentación, puedes mantener la comida y el agua del nuevo gato en su área segura. Es probable que todos continúen usando sus respectivos comederos y areneros, incluso después de que empiecen a moverse libremente por la casa. De este modo, se prevendrá el estrés, puesto que cada gato dispondrá de su propio espacio al que acudir en caso de ser necesitado.


6. Proporciona escondites

Los gatos son expertos en encontrar lugares para ocultarse. Suelen esconderse debajo de las mesas y encima de los armarios. Sin embargo, en determinadas situaciones, no cuentan con lugares para resguardarse, lo que les genera estrés. Este escenario es recurrente en pasillos, donde por lo general no hay muchos muebles. Si ofreces escondites en estas áreas reducidas, es posible que los niveles de estrés de tu gato disminuyan.

Si en alguna zona específica de tu hogar se producen conflictos, añade más escondites y opciones para que puedan desplazarse en la altura. Cuando los gatos se encuentran juntos en un mismo nivel, pueden enfrentar dificultades para convivir de manera pacífica. Si uno de ellos tiene la opción de ocultarse o situarse por encima del otro, es probable que los niveles de estrés disminuyan notablemente.


7. Considera el uso de medicación

Gato tomando pastilla.
foto por: Piskova Photo, Shutterstock

Existen muchas opciones no medicinales para tranquilizar a tu gato y evitar que se acicale de más. No obstante, en ocasiones la medicación es necesaria, sobre todo en situaciones estresantes que son difíciles de resolver, como la llegada de un nuevo bebé a casa o cambios inevitables en la rutina. Afortunadamente, existen alternativas medicinales que no resultan invasivas.

Feromonas

Las feromonas sintéticas pueden ser una solución efectiva. Las gatas emiten feromonas calmantes mientras amamantan a sus crías. En el mercado, hay versiones sintéticas de estas feromonas que suelen tener un efecto tranquilizador en gatos adultos. Puedes optar por collares con feromonas incorporadas o difusores para áreas problemáticas. Estas feromonas son imperceptibles para las personas y tienen escasos efectos secundarios. Sin embargo, su efecto completo puede tardar algunas semanas en manifestarse.


Zylkene

Otra alternativa es el suplemento dietético “zylkene”, compuesto por péptidos lácteos que pueden calmar a los gatos. Al ser un nutracéutico, no es un medicamento, pero puede producir efectos similares. En otras palabras, se trata de un suplemento cuyos efectos resultan significativos en los felinos.

Por lo general, demora 7 días en surtir efecto, aunque podrías ver resultados casi de inmediato. Se debe administrar durante 4 a 6 semanas para eliminar el acicalamiento excesivo. Funciona mejor en situaciones estresantes de corta duración, como viajar en avión o acostumbrarse a un bebé.

Medicación con receta

Si el problema se torna grave, el veterinario podría recomendarte medicación, ya que pueden aparecer llagas que conducen a infecciones secundarias, las cuales pueden ser graves y poner en riesgo la vida del animal. Su tratamiento es complicado porque el gato no para de acicalarse la zona afectada, reabriendo la herida una y otra vez. Si no cicatriza, es casi imposible erradicar por completo la infección, siendo comunes las recaídas.

Por eso, se necesita trata la conducta de acicalamiento. Si tu gato ya tiene una infección, quizás no haya tiempo para probar otros métodos. La medicación puede ser necesaria si otros enfoques no han funcionado.
La clomipramina es un medicamento autorizado para tratar el estrés y la ansiedad en los gatos, que se prescribe junto con técnicas de modificación del comportamiento para abordar conductas obsesivo-compulsivas. El veterinario determinará si es una opción viable, ya que está contraindicada en algunos casos. Sigue sus instrucciones y ten en cuenta que este medicamento debe retirarse de forma gradual, jamás lo suspendas abruptamente.


8. Modifica su comida

A veces, el acicalamiento excesivo no se debe al estrés, sino a alergias alimentarias (las cuales causan comezón). Si el tuyo es alérgico a algún ingrediente en particular, cambia de comida para tratar de solucionar el problema, puesto que suelen ser alérgicos a la fuente de proteínas.
Consulta con el veterinario acerca de cómo probar métodos de eliminación que se basen en dietas con ingredientes limitados para identificar alergias y hallar la mejor opción nutricional.


9. Inspecciona la presencia de parásitos

gato rascándose un picor
foto por: AlexanderDubrovsky, Shutterstock

Los parásitos también pueden originar reacciones alérgicas. Algunos gatos son alérgicos a la saliva de las pulgas, y otros a los ácaros del oído. Puedes revisar tú misma la presencia de parásitos, aunque quizás necesites acudir al veterinario para descartarlos por completo.

Es crucial combatir los parásitos para reducir el acicalamiento excesivo. A menudo, una vez erradicados, el gato dejará de rascarse y lamerse tanto.


10. Descarta otros problemas de salud

El dolor también propicia este comportamiento. Al acicalarse, los felinos liberan serotonina, lo que les provoca una sensación de bienestar, y por eso lo utilizan para aliviar el estrés. No obstante, también pueden recurrir a ello como un alivio natural del dolor. Los gatos suelen disimular sus enfermedades y, a veces, se asean de más para reducir el malestar.

Puede que el veterinario necesite determinar si hay problemas de salud subyacentes que estén generando dolor en tu gato. Por lo general, esto implica realizar pruebas sencillas pero efectivas, como análisis de sangre. Al tratar estas afecciones secundarias, es probable que tu gato deje de acicalarse tanto. Sin embargo, el hábito a veces persiste.

Las enfermedades también son estresantes, en particular si se requiere cambiar la dieta o la rutina. Por esta razón, puede ser necesario tomar medidas adicionales para abordar el acicalamiento excesivo, además de tratar la enfermedad subyacente.


11. Incorpora estímulos

Algunos gatos se acicalan en exceso porque están aburridos, aunque está razón no es tan común como otras. Podrías descartar cualquier problema de salud y probar otras medidas primero. No obstante, añadir estímulos para evitar que tu gato se aburra puede ser económico y no demanda mucho tiempo.

Los juegos de ingenio resultan muy útiles. Puedes comprarlos o hacerlos tú mismo; ambos son efectivos. Estos permiten a los gatos ejercitar su mente, algo fundamental para muchas razas. El adiestramiento también puede proporcionarles estimulación mental.

Además del ejercicio mental, requieren actividad física. A pesar de que suelen tener bastante espacio para correr en casa, no siempre podemos asegurarnos de que hagan el ejercicio necesario. Las estructuras para trepar y los distintos juguetes pueden mantenerlo interesado y estimulado.

hepper-cat-paw-divider

En Resumen

Existen numerosos métodos que puedes probar para aliviar el acicalamiento excesivo. Si aún no estás seguro de cómo abordar el problema, lo mejor es consultar al veterinario.


Crédito de Imagen Principal: Bogdan Sonjachnyj, Shutterstock

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.