Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

Tipos de adiestramiento canino: 7 métodos comprobados

Kathryn Copeland

By Kathryn Copeland

black flat coated retriever in training

Los perros aprenden de diferentes maneras, al igual que las personas.

Existen varios métodos de adiestramiento que se adaptan a los distintos perros. Muchos son 100 % válidos, otros son solo opciones.

Es vital estar al tanto de qué métodos funcionan y cuáles no. A la hora de decidir qué libro de adiestramiento usar, primero debes preguntarte qué método emplean.

A continuación, veremos los métodos más comunes.

Divider-Dog Paw and Bone- New

Los 7 métodos probados para adiestrar perros

1. Adiestramiento para el perro alfa

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

Alguna vez, este fue el método más utilizado y se basa en ejercer dominio sobre todo perro

Esta teoría surgió de un estudio realizado con lobos cautivos. Schenkel observó a los lobos en un entorno artificial y concluyó que luchan por el dominio en una estructura de manada. Existen lobos sumisos y un solo lobo alfa que gobierna al resto.

Aunque no se realizó ningún estudio sobre perros, la teoría se aplicó a ellos igual.

Sin embargo, esta teoría fue desmentida. Primero, los lobos del estudio original no se encontraban en un entorno natural. Estudió lobos estresados y no relacionados en un área contenida, no era el ambiente correcto para que florezcan los instintos y comportamientos naturales.

Además, los perros no son lobos. Durante miles de años, han evolucionado junto a las personas. Se diferencian de los lobos en muchos sentidos, incluidos su comportamiento y fisiología. No es correcto asumir que se comportan igual.

La teoría del perro alfa implica una variedad de técnicas, incluidas el “papel del alfa” y la corrección física. Muchas pueden provocar lesiones físicas graves, como problemas de espalda. También pueden estresar a tu perro, sobre todo si es sensible.

Muchos adiestradores están dejando de lado este método. La teoría que soporta este método fue desacreditada y no funciona muy bien. Hay pocas razones para elegir a alguien que utilice esta técnica.

En cambio, te recomendamos elegir una técnica respaldada por la ciencia.


2. Adiestramiento basado en la ciencia

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

Este método aplica ciencia nueva al comportamiento canino para lograr el mejor adiestramiento posible.

Dado que se basa en la ciencia, está sujeto a cambios constantes. Cuando surgen teorías nuevas, los adiestradores y los libros cambian, y en consecuencia, también lo harán los perros y este método en particular.

Es difícil definir esta técnica porque cambia a cada rato. Cualquier persona o libro que utilice el último método científico entra en esta categoría.

Muchos métodos populares se basan en la ciencia.

La diferencia entre una técnica respaldada por la ciencia y un adiestramiento basado en la ciencia es que aquellos que utilizan un método en particular se apegan a ese, incluso cuando la ciencia señala un camino nuevo. Las personas que usan métodos con base científica están atascadas con uno en particular, lo que les permite cambiar para adaptarse a la nueva evidencia.

Esto es más una mentalidad que un método diferente. No existen técnicas ni métodos que entren en esta categoría. El énfasis está en seguir la investigación actual.

Seguirle el ritmo a toda la información científica puede ser difícil. Una vez que se publican, los libros no pueden cambiarse, así que no es fácil obtener la información más reciente.

Siempre es bueno conocer la nueva evidencia científica en el campo. Por más que no utilices este método, te recomendamos mantenerte actualizado.


3. Refuerzo positivo

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

Hoy en día, este método es el más popular. Una vez que se desacreditó la teoría del perro alfa, muchos volvieron al pizarrón. Al revisar la evidencia científica sobre el comportamiento y adiestramiento de los perros, se les ocurrió el refuerzo positivo.

Muchas de las personas que usan la ciencia entran en esta categoría de adiestramiento.

La clave del método es muy simple. Se usan recompensas cada vez que el perro ejecuta una orden correctamente. Por lo general, se le da una golosina.

Sin embargo, a algunos perros les motivan más los juegos. En estos casos, puedes emplear juguetes o juegos. A veces, con atención y caricias es suficiente.

La idea es descubrir qué le gusta más y utilizarlo como estímulo. Cuando ejecutas la orden, el perro aprenderá que pasan cosas buenas y así, lo repetirá en el futuro.

A los dueños les encanta esta técnica porque tiene en cuenta la relación con su perro. A diferencia de la teoría del perro alfa, no estás asustando ni lastimando a tu cachorro. Adiestrarlo se vuelve divertido y gratificante para ambos.

Pero para dar un paso significativo, hay que eliminar poco a poco la necesidad de golosinas. ¿Cómo? Reduciendo la cantidad hasta llegar a cero. Así, tu perro ejecutará tus órdenes felizmente sin necesidad de una golosina.


4. Adiestramiento con clicker

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

En muchos sentidos, el adiestramiento con clicker es un subconjunto del refuerzo positivo.

Se basa en la ciencia exacta y el concepto clave es que el perro aprende mejor con premios. Pero, el premio es un poco diferente.

Al principio, se les enseña a asociar el sonido de un silbato/clicker con algo positivo, como las golosinas. Este proceso es sencillo: haces clic y luego lo premias.

Después de varias sesiones, el perro relaciona el clicker con cosas buenas, además de gustarle el sonido.

Después, las golosinas se van reduciendo gradualmente. Todo sigue igual, pero el ruido del clicker es la nueva recompensa. El sonido mismo se convierte en el premio porque el perro ya lo asocia con algo feliz.

Muchos prefieren este método porque erradica la necesidad de golosinas. Eso sí, es un proceso más lento porque el perro debe relacionar el clicker con emociones positivas.

El único inconveniente es que necesitas comprar un clicker, pero, afortunadamente, son baratos.


5. Adiestramiento con perro modelo

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

En este método, el perro que está siendo entrenado observa a un segundo perro que completa las tareas y obtiene recompensas. La idea es que el perro aprenda a través de la observación.

Inicialmente, esta técnica se usaba para adiestrar loros, no perros. Pero se demostró que es efectiva.

En este estudio, empleaban modelos para enseñarles nuevas palabras. Teóricamente, se puede utilizar para enseñarles cualquier cosa.

Este método tiene la ventaja de enseñarles cosas complicadas rápidamente. Por ejemplo, pueden aprender los nombres de los objetos.

Eso sí, para ponerlo en práctica se necesita otro perro y la mayoría no tiene acceso a un perro altamente adiestrado, por lo tanto, es un método poco práctico en la mayoría de los casos.

Involucra mucha repetición y, por ende, mucho tiempo. Necesitas acceso regular a uno de estos perros, no basta con un par de veces.

En su mayoría, esta técnica se usa para adiestrar animales de servicio, no para la cotidianidad. Es excelente para enseñar comandos complejos y algo excesiva para trucos básicos.


6. Adiestramiento con collar eléctrico

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

Este método genera bastante controversia. La idea es usar un collar que electrocute a un perro cuando no realiza una tarea correctamente. Algunos collares vibran o rocían citronela, lo que irrita los sentidos de un perro.

El principal problema es que esta técnica se basa en el refuerzo negativo. El perro aprende lo que no debe hacer, pero no le enseña qué sí debe hacer.

Para esto, deberás cambiar por completo de método. Después de todo, el collar eléctrico no es bueno.

Algunos perros no responden bien a esta clase de adiestramiento. Al recibir la descarga pueden asustarse o cerrarse por completo. Los perros temerosos no aprenden muy bien.

Si bien el collar eléctrico funciona para algunos, está científicamente comprobado que el refuerzo positivo funciona mucho mejor.

Otro estudio mostró también que había una gran preocupación por el bienestar de los perros cuando se empleaban estos collares. Estos perros exhibieron comportamientos relacionados al estrés y eran menos propensos a interactuar con su entorno.

Existe un único caso donde los collares eléctricos son útiles: perros sordos.

El problema con los perros sordos es que no escuchan y, por lo tanto, no pueden responder a tus órdenes. Esto podría ser un importante problema de seguridad. Además, es difícil darle órdenes mediante lenguaje de señas si ni siquiera consigues que te mire.

Un perro sordo aprenderá a mirar a su dueño cada vez que el collar vibra. Funciona como comando de atención y memoria. Una vez que el perro mira al dueño, se le da órdenes mediante gestos con las manos.

¡Ojo! Siempre hablamos de la función vibratoria, nunca de las descargas eléctricas.


7. Adiestramiento basado en el vínculo

Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

Este método es más una mentalidad que una técnica. Se trata de tener en cuenta las emociones de tu perro durante el adiestramiento. Reconoce que los perros son seres sensibles por derecho propio y se enfoca en prepararlos para el éxito.

El objetivo principal es enseñarle comandos fáciles y aumentar lentamente la dificultad. Los comandos se enseñan cuando el perro está alerta y sin ninguna distracción. No lo intentes si está hambriento o ansioso.

Una vez que el perro domine los conceptos básicos, se aumentará la dificultad hasta que el perro ejecute la orden en cualquier lugar.

Se alienta a que la gente aprenda el lenguaje corporal de sus perros para comunicarse de manera más efectiva. Para adiestrarlo, tú y tu perro tienen que trabajar en equipo.

Si el dueño discierne qué siente el perro, puede usarlo para adiestrarlo efectivamente.

Hay que considerar los obstáculos, como las distracciones del entorno. La clave de este método es prepararlo para el éxito: todo tiene que ser perfecto para asegurarte que aprenda, al menos al principio.

Es una opción excelente para muchos caninos. Se enfoca en preparar exitosamente al perro y garantizar que el adiestramiento sea lo menos estresante para ambos. Tienes que aprender a no exigirle demasiado para que se sienta exitoso siempre.

Sin embargo, muchos de los practicantes de este método deben hacer un seguimiento con un adiestrador de todas formas.

Por ejemplo, nunca esperes que un perro siga una orden en un entorno estresante hasta que se haya relajado. Independientemente del método que uses, no es propio hacerlo pasar por algo así.

Siempre es útil aprender el lenguaje corporal del perro, sin importar la técnica que estés usando. Antes de comenzar con la sesión de adiestramiento, debes encargarte de cualquier cosa que impida que tu perro te escuche. Un perro herido o lastimado no escucha bien.

Recomendamos analizar este método, aunque sea para entenderlo. En otras palabras, es una especie de refuerzo positivo porque es muy similar en la práctica.

Puede ser útil combinar los dos enfoques, sobre todo si tu perro presenta dificultades.

Pequeño perro peludo y chica rubia sonriendo.
foto por: Gorodenkoff, Shutterstock

Divider-Dog Paw and Bone- New

¿Cuál es el mejor método?

De los siete métodos que presentamos, varios son efectivos.

El más común es el refuerzo positivo. Las personas más actualizadas lo ponen en práctica. Con los conocimientos básicos es fácil de lograr. Se puede hacer en casa, pues no requiere equipos sofisticados.

Otros métodos efectivos también se basan en este. Por ejemplo, el adiestramiento con clicker es casi idéntico al refuerzo positivo, solo que no usas golosinas.

El método de adiestramiento basado en el vínculo propone una idea emocionante, pero en la práctica funciona igual que el refuerzo positivo. Si te interesa el lenguaje corporal del perro y las sesiones libres de estrés, puedes probar esta técnica.

También recomendamos que se analice el refuerzo positivo. Cuando se fusionan, estos métodos son imparables. La combinación de estos enfoques puede funcionar con perros problemáticos.

El adiestramiento científico también puede ser útil. Es eficaz porque se basa en evidencia científica. Como los otros métodos, este funciona de manera similar al refuerzo positivo. Las técnicas pueden variar ligeramente según la investigación científica que se ponga en práctica.

El adiestramiento científico siempre cambia, puede que se aleje del refuerzo positivo en un futuro.

El adiestramiento con modelos puede ser útil para enseñar comandos complejos, pero, en general, se usa en casos especiales. Aunque no es práctico porque precisa el uso de otro perro altamente adiestrado.

Este método se emplea para adiestrar perros de servicio.

La técnica ideal para ti y tu perro puede variar. A algunos les resulta maravilloso el adiestramiento basado en el vínculo, mientras que otros lo ven igual al refuerzo positivo. A algunos les resulta más fácil utilizar un clicker, otros prefieren las golosinas.

Salvo que tu perro reciba adiestramiento personalizado, este método no te resultará útil.

Perro marrón y chica con crocs rosados paseando.
foto por: 825545, Pixabay

Divider-Dog bone- New

¿Cómo elegir el método correcto?

Casi siempre recomendamos que empiecen con refuerzo positivo. Es apto para la mayoría de los perros y, para nosotros, es fácil de aprender. Los adiestradores profesionales emplean esta técnica, por lo que es fácil encontrar clases.

Es obvio que algunos todavía aplican la teoría del perro alfa, la cual es menos efectiva. Por eso, siempre debes preguntar qué método usan antes de apuntarse a las clases.

Una vez que el refuerzo positivo funcione, tendrás que implementar otros métodos. Esto dependerá de tus objetivos y las necesidades de tu perro, así como de otros factores.

1. Las necesidades de tu perro

Cada perro es diferente. Y para obtener los mejores resultados, su adiestramiento debe ser personalizado.

Si tu perro es obeso y tiene problemas para mantenerse en forma, el refuerzo positivo no funcionará porque involucra muchas golosinas y algunos perros simplemente no deberían ingerirlas. En este caso, la mejor opción es el clicker.

De todas formas, las golosinas se eliminan rápidamente.

Los perros sordos se beneficiarán de un collar eléctrico con función vibratoria. Esto no quiere decir que debas emplearlo indefinidamente porque las descargas vuelven este método defectuoso, igualmente la vibración puede ayudar a los perros que no oyen.

Perro dorado de pelo largo siendo adiestrado por un hombre de zapatos negros.
foto por: Motortion Films, Shutterstock

2. Tus intereses

A algunos les interesa más el adiestramiento que a otros. Hay demasiadas teorías dando vueltas y para adiestrar a un perro no necesitas entender todos los porqués. Un buen adiestrador debe seguir los pasos del refuerzo positivo sin explicar las teorías detrás de él.

Pero a algunos les interesa mucho el cómo y el por qué del adiestramiento canino. En estos casos, resulta útil analizar el adiestramiento basado en el vínculo. Gran parte de esta técnica es teoría: la mayoría se basa en el refuerzo positivo.

Puede resultar beneficioso si entiendes del lenguaje corporal canino y cómo adaptar el entorno al adiestramiento. Esto puede tener un efecto positivo en tu perro, además de ser muy interesante.

Este método funciona con perros problemáticos. Incluso si no te interesan los entresijos del adiestramiento canino, tener un leve conocimiento del lenguaje corporal puede ser útil a la hora de adiestrar un can problemático.


3. Tus metas

El refuerzo positivo y otros métodos similares son excelentes para enseñar casi cualquier cosa. Pero, en algunos casos, otro método puede ser más útil.

Para enseñar comandos complicados se recomienda hacerlo a través del adiestramiento con modelo. De esta manera, los perros parecen aprender palabras más rápido (lo cual no sorprende porque esta técnica se usaba con los loros).

También se recomienda para adiestrar perros de terapia o de servicio.

Sin embargo, esto casi siempre requiere que el perro asista a una escuela. Se necesita sí o sí un perro adiestrado para mostrarle los comandos al otro perro. Por suerte, los centros de adiestramiento siempre tienen estos canes.

Para lidiar con perros ansiosos se recomienda el adiestramiento basado en el vínculo. Si tu objetivo es desensibilizarlo de ruidos que le provocan ansiedad, deberás emplear una técnica más suave y aprender a leer su lenguaje corporal. En este caso, el adiestramiento del perro alfa no será útil.

Después de todo, ¡no puedes asustarlo para que no se asuste!

Chica pelirroja con bufanda enseñándole a un perro blanco a pararse en dos patas.
foto por: manushot, Shutterstock

4. Recursos disponibles

Algunos métodos se practican más que otros. El refuerzo positivo es el más popular y usado. Hay muchos recursos disponibles, pero esta técnica es la más fácil de todas.

El adiestramiento con perro modelo suena genial y está científicamente comprobado, pero los recursos no son accesibles para todos.

Para el adiestramiento con clicker necesitas un clicker. Si bien son súper baratos, no puedes empezar si no tienes uno.

El adiestramiento basado en el vínculo puede resultar emocionante y útil. Pero deberás investigar y leer mucho antes de implementarlo.

Divider 2

Adiestrador calificado

Se recomiendan los servicios de profesionales para adiestrar perros, sobre todo a los novatos. Después de haber adiestrado a un par, es probable que ya no necesites de sus servicios.

Sin embargo, son útiles para perros problemáticos.

Para aprovechar al máximo la situación, tienes que elegir al adiestrador que mejor se adapte a tus necesidades. Uno calificado impulsará el adiestramiento, pero uno malo lo saboteará.

1. Método utilizado

Todos usan métodos diferentes.

Querrás dar con un adiestrador que use los métodos que tú quieres. No acudas a alguien que emplee la teoría del perro alfa cuando a ti te gusta más el refuerzo positivo.

Sería inútil y contraproducente, ya que deberás desaprender sus técnicas más adelante.

Algunas técnicas son tan similares que se emplean indistintamente. Por ejemplo, por más que no te interese el clicker, este va de la mano con el refuerzo positivo.

Perro mordiendo el brazo protegido de un hombre mientras cae de un gran salto.
foto por: pohjakroon, Pixabay

2. Certificaciones

Las certificaciones son algo complicadas de conseguir, pues no existe una organización general que certifique a los adiestradores. Solo existen organizaciones pequeñas.

Algunas solo exigen que el adiestrador pague una tarifa para así “certificarlo”. Otras exigen que los adiestradores hagan un curso y rindan un examen. Algunas organizaciones tienen reglas, otras no.

Ojo, un adiestrador no es mejor que otro solo por estar certificado. Asegúrate de investigar la organización que lo certificó.


3. Críticas a adiestradores

Si es posible, consulta para conocer la reputación de los adiestradores de tu zona. Puedes consultar en Google y Facebook porque suelen incluir críticas.

Por supuesto, no te dejes llevar por la cantidad de estrellas. Algunos califican con una estrella porque no les gusta el método empleado.

Asegúrate de leer las críticas y entender por qué recibió una calificación más baja, no te tomes las estrellas al pie de la letra.

Dos hombres con un perro en mano.
foto por: Cultura Motion, Shutterstock

4. Formato de sesión

Las clases grupales son más beneficiosas para la mayoría de los perros. Proporcionan información de adiestramiento y permiten que tu perro socialice, algo que suele pasarse por alto. Y son más baratas que las clases individuales.

Las clases individuales son ideales para perros que no son muy sociables. Si tu perro tiene problemas graves de comportamiento, te recomendamos las lecciones individuales como primera instancia.

hepper-dog-paw-divider

Conclusión

Como has visto, existen 7 métodos principales para adiestrar perros y es probable que existan aún más.

Algunas de estas técnicas están respaldadas por la ciencia, otras no. Por ejemplo, el adiestramiento de perro alfa se basa en una teoría desacreditada del comportamiento del lobo, mientras que el adiestramiento científico se enfoca en lo que dice la ciencia.

A lo largo de la vida de tu perro emplearás diferentes métodos. No tienes que elegir uno y no despegarte de él, sobre todo cuando se trata de métodos muy parecidos.

Te recomendamos investigar bien antes de usar cualquier método con tu perro. Después de todo, tienes que elegir uno que le haga bien.


Créditos de Imagen Principal: Sven Mewis, Shutterstock

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.