Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

24 hechos estadísticos chocantes relacionados con la sobrepesca en 2024

Kristin Hitchcock

By Kristin Hitchcock

close up freshly catched fish

El pescado es un componente básico de muchas cocinas y se considera que es la fuente de proteínas más saludable. Tal vez por este motivo su implementación está extendida en todo el mundo. Por ejemplo, cuenta con altos valores de omega-3, unos ácidos grasos que fueron conectados a la reducción del riesgo de varias enfermedades.

De todos modos, el mundo sólo tiene una cierta cantidad de peces y, para responder adecuadamente a la demanda de pescado, muchas especies están siendo sobreexplotadas. Este tipo de pesca suele coincidir con prácticas de derroche, como atrapar a enormes cantidades de peces no comestibles y luego desecharlos: muchas especies quedan dañadas durante el proceso.

Faltan muchos tipos de pesca a analizar y, por este motivo, no es fácil saber cual es el pez que está más en peligro pero, según el Environmental Defense Fund (Fondo de Defensa del Ambiente), ⅓ de la producción mundial puede ser clasificada como “sobrepesca”.

wave divider

¿Cuáles son los riesgos de la sobrepesca?

La pesca indiscriminada causa daños directos a todos los océanos del mundo: al diezmar una especie de peces, el impacto sobre la cadena alimenticia es inimaginable. En poco tiempo, todo el ecosistema se ve afectado.

Además, en el mundo, 3 billones de personas dependen del pescado como única fuente de proteínas. Si no hay suficientes peces en el mar, el mundo podría verse obligado a enfrentar una crisis alimentaria.

wave divider

Las 24 estadísticas acerca de la sobrepesca

1. Más personas comen pescado

pescado a la parrilla
foto por: Adrian Infernus, Unsplash

Según la FAO  (Food and Agriculture Organization – Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), estamos comiendo el doble de pescado respecto al dato de hace 50 años atrás. Es inevitable que las poblaciones de peces estén bajo más presión que en el pasado.

También hay más personas que hace 50 años. Si, en promedio, todos comemos más pescado, es inevitable que surjan problemas.


2. La pesca de un año equivale a 93 millones de toneladas 

Pero 38.9 millones de esos peces son “bycatch”, un término que se refiere a “las capturas de otras especies diferentes a las especies objetivo producidas durante una operación de pesca ”. Son animales que estuvieron en el lugar equivocado en el momento equivocado. Muchos de estos peces son descartados, lo cual afecta a sus respectivas poblaciones, por más que no lleguen al mercado pesquero. Este es el resultado de preferir ciertas técnicas de pesca en las cuales los pescadores sólo procesan ciertas especies.

Los datos relativos al bycatch, lamentablemente, no son confiables: se estima que la cantidad real podría ser mucho mayor de la conocida.

En fin, un tercio de los peces capturados y quitados del océano no son comidos.


3. Alrededor del 30% de las poblaciones de peces están siendo sobrepescadas

Alrededor del mundo, alrededor del 30% de las especies de peces están siendo sobrepescadas, lo que significa que son extraídas del mar más rápidamente de lo que se reproducen, impidiendo a las colonias de peces de repoblarse. Con este ritmo, en pocos años, especies enteras van a desaparecer.

Como si no bastara, los datos dicen que la pesca del 60% de las poblaciones de peces está siendo capturada de forma tal que la colonia permanece igual. Si la cantidad de peces capturados aumenta, la población empezará a sufrir pérdidas numéricas. Por más que por ahora sean colonias estables, el riesgo de ser diezmadas está muy cerca.

Poniendo todas estas estadísticas juntas podemos ver que la mayoría de las poblaciones de peces están a riesgo de sobrepesca, o ya la padecen.


4. La responsabilidad de la sobrepesca es de las grandes compañías

No son los pescadores los responsables de la sobrepesca, sino las grandes compañías. Como tienen la posibilidad de mover de sitio a sus barcos, siguiendo un número mínimo de leyes y regulaciones, logran pescas más abundantes. Esto es dañino para los ecosistemas y los pescadores, porque cuando hay menos peces en el agua, son los pequeños emprendimientos los primeros en sufrir las consecuencias.


5. Está aumentando la pesca comercial

 El número de peces extraídos del mar está creciendo: la FAO reporta un aumento del 5,4% desde 2014 a 2017 y, desde ese entonces, no para de aumentar. Mientras tanto, la capacidad de las colonias de repoblarse, no está cambiando, lo que significa que, antes o después, el número de peces presentes en el mar va a disminuir drásticamente.


6. La pesca ilegal diezma las poblaciones de peces

Caza de salmón fresco
foto por: Pixabay

En los países más desarrollados, las poblaciones de peces son vigiladas constantemente muy de cerca, para asegurarse de que no están siendo sobrepescadas. Lamentablemente, esto no pasa en todos lados, y alrededor del 50% del pescado importado proviene de países en vías de desarrollo que tienen muchas menos regulaciones y controles. En estas zonas, muchas colonias de animales sufren la sobrepesca, porque no hay nada ni nadie que los proteja asegure que, los números, respeten la proporción adecuada.

Se puede practicar pesca ilegal también en países con regulaciones: el nivel en el cual se aplican varía y hay lugares en los cuales los pescadores pueden, abiertamente, practicar la pesca ilegal.

Esto equivale a un porcentaje del 12-28%, y que equivale a unas 11-26 millones de toneladas. No es fácil obtener un número cierto porque la mayor parte de la pesca ilegal no está documentada.


7. Muchas especies en peligros sufren daños a causa del “Bycatch”

Es ilegal causar daños a especies en peligro de extinción, pero esto no impide que, durante las operaciones comerciales de pesca, muchos caigan en las redes por accidente y luego sean devueltos al mar. Se reportan muchos accidentes de este tipo, pero muchos otros no llegan a ser documentados.

El WWF (World Wildlife Fund – Fondo Mundial para la Naturaleza), sostiene que, cada año, unos 97 millones de tiburones resultan heridos debido a la pesca no selectiva. La causa suelen ser las técnicas de pesca poco desarrolladas, como las enormes redes que atrapan todo lo que se les cruce por el camino; y son muchos los peces que quedan atrapados por accidente.

El método que más responsabilidad se lleva en cuanto más daño causa a los tiburones, es la pesca con palangre, una técnica comúnmente utilizada para atrapar el pez espada, el atún y el rodaballo. Esto es sinónimo de cientos de anzuelos cebados colocados sobre una única línea de pesca. Aunque no sean el objetivo, los tiburones suelen quedar enganchados.


8. En el 55% de los océanos se practica la sobrepesca

Muchos de los océanos están siendo controlados por la pesca industrial, y ya no hay lugares libres de pesca. La industria pesquera ocupa un área equivalente a cuatro veces el espacio ocupado por la agricultura, y afecta a muchos animales más.


9. Muchas poblaciones de peces podrían desaparecer dentro de 25 años

Son muchos los científicos que concuerdan que muchas de las colonias de peces van a desaparecer de aquí a 25 años. Además de no poder comerlos, significaría graves daños para otras especies de peces, y muchas personas perderían su medio de subsistencia.

También los peces predadores se verían afectados: al no tener qué comer, sus números decaerían.


10. Las áreas protegidas de los océanos están sobreestimadas

Suele pasar que, las protecciones de ciertas áreas del océano, sean sobreestimadas. En otras palabras, podríamos decir que, contrariamente a lo que dicen ciertas organizaciones, un estudio asegura que no son tantas como parecen. Sólo zonas extremadamente protegidas prohíben todo tipo de pesca. Por ejemplo, en los espacios resguardados, la biomasa crece un 600% cada año, los peces son un 25% más grandes y la biodiversidad es un 20% más rica que en las áreas no protegidas. En comparación, el 30% de las colonias de peces son mermadas, y el 60% no crece ni un poquito, en las áreas sin restricciones.

El 5,7% de los océanos se encuentra bajo leyes que protegen a la biodiversidad, pero, lamentablemente, este porcentaje incluye áreas que, aunque se cuenten entre las reglamentadas, no ven las leyes implementadas. Podemos decir, entonces, que la pesca ocurre también en sectores controlados. También pasa en áreas en las que no existen leyes sobre la pesca, pero se rumorea que, pronto, habrá reglas implementadas.

Quitando todas estas áreas, sólo nos queda el 2% de los océanos como zonas realmente protegidas.


11. La pesca recreativa es responsable del 12% de la captura mundial de peces

Un señor pescando
foto por: Antonio Scant, Unsplash

La pesca industrial es la protagonista de la sobrepesca, pero esto no significa que la pesca recreativa esté libre de culpas. De hecho, tiene la responsabilidad del 12% de los peces atrapados, y esto no incluye a la pesca de aquellos que necesitan al pescado para sobrevivir, cosa que suele pasar en los países en vías de desarrollo.

Los destinos de los peces atrapados durante la pesca recreativa son variables. Para ser justos, en el caso de que los peces sean luego comidos, es mejor atrapar los peces tú mismo que comprarlos, pero esto no siempre pasa.


12. Los datos sobre la pesca no siempre tienen sentido

En varias áreas del mundo, los datos sobre la pesca no tienen mucho sentido. En Grecia, por ejemplo, los pescados capturados y transportados suelen cambiar aleatoriamente y sin razón aparente. Es poco probable que este hecho tenga causas naturales.

También hay aproximaciones poco comunes en los informes sobre la pesca. Muchos se quejaron de la debilidad de las estadísticas de la explotación pesquera, ya que implica que sea difícil identificar cuáles son las áreas sobrepescadas y cuáles no.

Por este motivo, la sobrepesca podría ser peor de lo que nos muestran los datos. Si la industria pesquera está manipulando los datos para encubrir el problema, no hay forma en la que podamos enterarnos de los verdaderos números. No hasta que la población mundial de peces colapse.


13. La sobrepesca es causa de malnutrición

Cuantos más peces son sacados del agua, más difícil se hace pescar. Las pesqueras industriales, en cambio, pueden absorber las pérdidas que esto ocasiona o, simplemente, ir a pescar a otro lugar; pero los pescadores, que dependen de su trabajo para su estabilidad económica y alimentación equilibrada, no logran cooperar con esto. Hay muchas poblaciones, generalmente localizadas en pequeñas naciones isleñas con ingresos bajos, que no tienen acceso a otras fuentes proteicas.

Un estudio sostiene que 20 millones de personas hubieran podido salvarse de la desnutrición en los años 2000, pero se interpuso la sobrepesca de los últimos cien años. Aumentando la sobrepesca, aumentan también las cifras de la desnutrición, ya que la destrucción de las poblaciones de peces significa, y empeorará con el pasar del tiempo, no pocas dificultades para muchas personas.


14. No todas las pesquerías están trabajando a pleno potencial

Dos contenedores de pescados
foto por: Pixabay

Cuando una pesquería es explotada al máximo de sus capacidades, aumenta su productividad. En este momento, sólo el 60% de las mismas están siendo usadas por completo mientras el 30% sufre la sobrepesca. Como hay un 7% de pesquerías que no llega a su potencial máximo, el resto debe extraer más pescado, llegando en sus áreas a la sobrepesca, para responder a la demanda de pescado. Si todas las áreas pesqueras produjeran en la cantidad establecida, las zonas sobreexplotadas podrían reducir su producción y permitir, aunque sea sólo un poco, que el ecosistema vuelva a encontrar su balance natural.

De todas formas, esto requiere de una organización a nivel mundial de todas las pesqueras, lo que es poco probable. Las áreas sobreexplotadas suelen estar situadas alrededor de los países en vías de desarrollo, mientras que las zonas menos explotadas se localizan alrededor de naciones desarrolladas.


15. También los peces de mayor tamaño están en peligro

La mayoría de las estadísticas trata sobre peces pequeños, que son consumidos por todo el mundo, pero también están en peligro ballenas y otras especies de gran tamaño. Como si no bastara que sean capturadas accidentalmente, en algunas partes del mundo se practica la pesca de estos animales.

Japón es uno de los países más polémicos en el tema de la caza de ballenas: se retiró de la IWC  (International Whaling Commission – Comisión Ballenera Internacional) para volver a comercializar ballenas, además de anunciar que, a partir de 2019, volverá a cazar ballenas.

Islandia también volvió a cazar ballenas. Un análisis islandés sostiene que, a pesar de los problemas del ecosistema, la caza de ballenas comporta ventajas económicas. Según este razonamiento, las ballenas comen peces, por lo tanto, al haber menos ballenas, las poblaciones de peces podrían aumentar.

Sin embargo, esto rompe con los conocimientos que adquirimos sobre ecosistemas que actúan coordinados los unos a los otros.


16. Los ejemplares de atún rojo aún no llegaron a la edad reproductiva

persona sosteniendo un pescado recién pescado
foto por: Pixabay

Sólo el 5% de la población de atún rojo es capaz de producirse, porque el 95% de los ejemplares vivos es demasiado jóven como para hacerlo. Debido a la sobrepesca, los peces capturados son cada vez más jóvenes y, sin peces adultos, la población no puede subsistir.

La población de este pez disminuyó del 96% a causa de su sobreexplotación: en especies de vidas largas, la sobrepesca causa problemas evidentes más rápidamente que en otras. Los ejemplares tienen menos posibilidades de madurar y reproducirse, por lo que sus números decaen más rápidamente respecto a las poblaciones de vidas breves.

Este pescado se vende por millones de dólares, a causa de la alta demanda y su extrema rareza; por este motivo es poco probable que las industrias pesqueras dejen de buscarlo.


17. Pescar grandes cantidades no implica mayor ganancia

Crece la pesca industrial pero no crecen las ganancias. Desde 2012 a 2018, la pesca tuvo un aumento del 12%, mientras el ingreso total decreció un 2%. En gran parte, esto se debe al aumento de la oferta. Al pescar más, el precio del pescado decayó, lo que se tradujo en la disminución de los ingresos. Estaban trabajando más y ganando menos.

Esto sugiere que, posiblemente, los pescadores ganarían más dinero si se pesase menos.


18. Los pescadores pierden dinero a causa de la sobrepesca

En 2009, los pescadores, debido a la sobrepesca, perdieron alrededor de $164,2 millones. Si las colonias de peces hubiesen estado más saludables, hubieran podido pescar más, resguardando, al mismo tiempo, las condiciones de vida de las poblaciones de peces.

Las primeras víctimas de la sobrepesca son los pescadores.


19. Las “FAD” están siendo demasiado utilizadas

Las FAD (Fishing Aggregating Devices) son dispositivos de concentración de peces que flotan libremente en el océano. Suelen ser proporcionadas por industrias pesqueras grandes a causa de su costo, que es bastante elevado. Estos objetos atrapan casi ½ del total de atún pescado en todo el mundo, aunque no se sepa cuáles son los efectos que implican para el ambiente. Son consideradas “confidenciales” y, por ese motivo, no declaradas.

Estos objetos pueden estar años en el océano, y nos es desconocido cuántas han sido recuperadas.


20. La industria pesquera tendría ventajas al tener observadores a bordo

Actualmente, son requeridos observadores a bordo en el 5% de los barcos pesqueros en las áreas en donde la presencia de observadores está impuesta por la ley. El principal objetivo es el de reducir el subproducto de las especies pescadas, que suele incluir especies en peligro de extinción, como los tiburones y las tortugas.

Sin embargo, la poca cobertura por parte de los observadores puede desembocar en inexactitudes a la hora de las declaraciones. Si el número  mínimo de observadores requeridos llegase al 20%, los datos serían un 50% más precisos. Si la presencia de observadores fuese mandataria en todos los barcos pesqueros comerciales, las estadísticas serían todavía más precisas.

Esta medida podría convertirse en un gran paso hacia la prevención de la sobrepesca, sobre todo considerando la poca exactitud de los datos existentes, a través de los cuales no es fácil enterarse de cuáles son las especies más afectadas.

Implementar la presencia de observadores a bordo es la solución más simple e inmediata a este problema.


21. Entre 0,97 y 2,7 trillones de animales son pescados por año

En total, se estima que la cantidad de peces capturados y matados, cada año, se acerque al trillón. Esto incluye a pescados que fueron arrastrados por las redes, capturados por bycatch y que fueron víctimas de otras industrias. Claramente, la pesca es la amenaza más grande para los peces, pero no es la única actividad marítima que mata a peces. La industria petrolera y otras amenazas ambientales similares tienen que ser consideradas.

Estos números no recuentan a los peces nacidos y crecidos en cautividad. Estos se acercan al billón de animales, que también son matados en cantidades asombrosas.


22. Los peces podrían desaparecer para el 2048

Un pescador pescando en el mar
foto por: Pixabay

Se estima que los peces podrían desaparecer del océano alrededor del 2048, si es que no cambiamos la forma de actuar. Esto comprendería a todas las poblaciones de peces, incluso lo que no comemos, como los delfines. Si nos comemos a todos los peces del mar, nos quedaremos sin comida y la población mundial tendrá que enfrentar el hambre. Este cálculo no toma en consideración a los peces capturados como bycatch.


23. El foco de la sobrepesca se encuentra en el Mediterráneo

Actualmente, la sobrepesca en el Mediterráneo llega al 62%, lo que la lleva al primer puesto, en un ranking mundial, de las áreas sobreexplotadas. Esta zona es también conocida por la gran manipulación de datos, así que los porcentajes podrían ser más elevados.

Por otra parte, estas estadísticas son del 2018, y no hubo muchos intentos de parar o modificar las cosas, por lo que, lamentablemente, es probable que el número sea bastante más elevado.


24. La flota pesquera actual es cuatro veces más grande de lo que debería

En el día de hoy, la flota pesquera es tan grande que podría cubrir la necesidad de cuatro Tierras, y aún sobrarían algunos barcos. Es una de las principales causas de la sobrepesca: hay demasiadas personas pescando.

wave tropical divider

Toda esta información ¿dónde nos deja parados?

Todas estas estadísticas nos muestran dos cosas:

  • Ecosistemas enteros se ven afectados por la sobrepesca. El daño no se limita a unas cuantas especies: cuando el impacto llega a una especie, todo el sistema sufre.
  • Perder especies de peces afecta muchas otras cosas además del ambiente. Y ni siquiera estamos pensando en las personas que dependen del pescado para asumir proteínas.

Un buen ejemplo de sobrepesca es lo que pasó en Terranova, Canadá, en 1992. En estas comunidades, la pesca era el medio a través del cual muchas personas se sustentaban. Sin embargo, en 1992, se estableció una moratoria, porque la presencia de bacalao estaba disminuyendo rápidamente debido, casi exclusivamente, a la sobrepesca.

Luego del colapso de la población de bacalao, 35,000 personas perdieron sus trabajos, entre ellos pescadores, personas que se alimentaban del bacalao y trabajadores en fábricas de los alrededores. La población de este animal todavía no se recuperó y su pesca sigue estando prohibida.

Esto podría pasar con muchas de las colonias de peces que se encuentran por el mundo. Por cómo están las estadísticas, podría pasarle a muchas pesqueras al mismo tiempo. En cuanto una especie desaparece, las otras le seguirán rápidamente y millones de personas perderían su puesto de trabajo de un día para el otro. Además, el impacto ambiental podría afectar gravemente a otras industrias.


Crédito de Imagen Principal: Pixabay

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.