Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

¿Por qué las Fuerzas de Operaciones Especiales de la Marina de EE.UU sólo utilizan al pastor belga malinois?

Nicole Cosgrove Profile Picture

By Nicole Cosgrove

Belgian Malinois

En un artículo de Wikipedia sobre la Operación Lanza de Neptuno, la redada que acabó con la vida de Osama bin Laden, podemos encontrar la lista de los participantes en la acción. Entre los integrantes estadounidenses, se cuentan 79 operadores provenientes de la Joint Special Operatios Command (JOSOC) y la CIA, 5 helicópteros y un pastor belga de malinois.

El perro, llamado Cairo, tenía a su cargo grandes responsabilidades: mientras que los marines despejaban el complejo de Bin Laden en Abbottabad, Pakistán, Cairo seguía las pistas de los fugitivos, olfateando habitaciones escondidas y respaldando a sus compañeros por si tenían que luchar para salir vivos. Su equipaje consistía en lentes de visión nocturna y un chaleco antibalas.

Al igual que todos los otros integrantes de la misión, Cairo volvió vivo e ileso. Su participación fue una evidencia más a favor del empleo de Pastores Belgas, una raza trabajadora y magnífica pero poco común, en las fuerzas especiales. El ejército de los Estados Unidos suele preferir trabajar con pastores alemanes pero, cuando se trata de una operación en la cual son necesarios valentía y compromiso, sin lugar a titubeos, no hay nada que supere a un pastor belga bien entrenado.

Pero, ¿qué hizo que estos perros resaltaran entre tantos otros animales bien preparados? ¿Cómo se puede elegir el perro al que confíar la seguridad de tu país? Y ¿cómo es el pastor belga cuando no necesita luchar? En este artículo te damos todas las respuestas, y más todavía.

Divider 1

¿Por qué los Estados Unidos eligieron al pastor belga malinois?

Malinois belga corriendo en el pasto
foto por: SoloStar, pixabay

Los Estados Unidos no siempre fueron tan precisos a la hora de mandar perros a la guerra. Durante la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos eran animados a donar sus perros al ejército, lo que resultó en 125.000 animales de familia enviados a pelear a los frentes europeos y sobre el Pacífico. Muchos de estos perros no adiestrados murieron, o quedaron heridos o traumatizados de por vida. A partir de esto, la armada estadounidense decidió que, los próximos animales enviados a la guerra, necesitarían estar tan bien entrenados y adiestrados como los hombres.

Durante los últimos 50 años, el ejército confió a distintas razas varios trabajos. Los labrador retriever son utilizados como rastreadores de explosivos; los pastores alemanes y holandeses son perros muy equilibrados, perfectos MPC (perros multipropósito). Otras razas, en cambio, son destinadas a ser perros guía o de servicio para veteranos que sufren de estrés post-traumático o que presentan lesiones.

Los soldados necesitan del pastor belga para la lucha cuerpo a cuerpo, un arma letal que pueden soltar y recuperar con rapidez. Son tan rápidos que fueron apodados “misiles peludos”, porque, además, son resistentes y valientes a la hora del ataque, y su mordida tiene una fuerza de alrededor 30 kilos, lo que significa que, escaparles, es casi imposible.

También son excelentes rastreadores. Cuando Delta Force estaba persiguiendo a Abu Bakr Al-Baghdadi, el líder del ISIS, lograron que un espía le robara una prenda de ropa íntima, para que un malinois pudiese olfatearlo y reconocer su olor.

Puede que lo más interesante de los “maligators” (palabra que deriva de “malinois” y “alligator”, caimán), es su habilidad de trabajar de forma independiente. Un malinois puede ser bajado en un área de aterrizaje, buscar caminos seguros, individuar explosivos escondidos sin hacerlos explotar… ¡todo mientras se comunica con su entrenador!

Entrenamiento de un pastor belga malinois

Entrenar  para la guerra a un pastor malinois es un trabajo duro, pensado para dejar afuera a todos los perros que no pueden soportar la presión del combate. La armada prefiere tener pocos perros, pero buenos, en vez de tener muchos animales que no logran enfrentar situaciones violentas.

El primer paso del entrenamiento es alejar al cachorro de su madre en cuanto pueda sobrevivir sin ella. Esto debería hacer que el perro perciba a sus entrenadores como si fueran sus padres. Tres días después del nacimiento, los adiestradores empezarán a evaluar a los cachorros, exponiéndolos a sonidos y sensaciones poco agradables, como grabaciones de disparos o presionar hisopos de algodón contra sus patitas.

Si el cachorro supera las primeras semanas de testeos, es hora de que empiece a nadar. En esta fase es importante que el malinois no entre en pánico cuando deja de ver tierra. Si es capaz de calmarse, siguiendo las órdenes de sus entrenadores, seguirá siendo parte del programa.

99 sobre 100 perros seleccionados no resisten hasta el final del proceso, y el ejército los pone en adopción. Si estás pensando en darle un hogar a un perrito militar que falló en el entrenamiento, o que ya tiene sus años y debe ser retirado, lee el próximo título.

Los pocos seleccionados en las etapas finales aprenden a superar obstáculos, practican estrategias de combate y forman un vínculo inquebrantable con sus entrenadores. Al final del entrenamiento, el malinois va a lograr estar sentado en perfecta calma mientras una pistola dispara balas a unos pocos centímetros de sus caras. Los entrenadores pasan mucho tiempo vestidos con trajes a prueba de mordiscos, para que los maligators aprendan a usar sin miedo sus maxilares potentes. Además, también se les enseña a tirarse de un helicóptero con paracaídas: el primer paso es hacerlos colgar en el aire.

Entre una misión y la otra, un pastor malinois en servicio, entrena regularmente estrategias y simulaciones de combate, para mantener sus habilidades bien a mente.

Malinois belga saltando en entrenamiento
foto por: pohjakroon, Pixabay

Divider 1-Dog bone- New

Adoptar un pastor malinois

Mientras están en una operación militar, los perros de los marines se ven tan felices como cualquier otro perro. En una fotografía muy conocida, el malinois que encontró a al-Baghdadi, tiene la expresión de tu perro mientras lo llamas a comer la cena. No saben que están en la guerra, sólo perciben que están haciendo un buen trabajo y que sus dueños, los entrenadores, están orgullosos de ellos.

Para los humanos, en cambio, la historia tiene una versión muy diferente. A los entrenadores se les enseña a no encariñarse con el perro, y a relacionarse lo mínimo indispensable para tener una relación eficaz. Y claro, porque si empiezas a ver a un malinois militar como si fuera tu perro, no querrás exponerlo a los peligros de las situaciones de combate.

Pero, la verdad, es que todos los perros merecen amor. La buena noticia es que el gobierno trabaja con muchas asociaciones que se encargan de buscar una casa para cada perro retirado. Puedes encontrar más información en Freedom Service Dogs, Service Dogs.Inc, o TSA canine adaptation program, para poder llevar a tu casa un perro retirado o que falló durante el entrenamiento.

Cuando un pastor malinois falla durante el entrenamiento es, generalmente, por los mismos motivos que lo convierten en un perro excelente para familias. Muchos deben dejar el proceso de selección porque son demasiado amigables con extraños, y no tienen el instinto de atacar o de sospechar de todos. Otros, en cambio, son demasiado vivaces y no logran quedarse quietos durante un viaje en bote o en helicóptero.

Pero en una familia, ser amistoso y vivaz es un pregio, no un defecto: son muy pocos los perros que logran ser perros de la armada, y no significa que sean “perros rotos”. Por este motivo, son muchos los defensores de los perros que sugieren que el rótulo de “perro de servicio fallido” a “perro que cambia de carrera”.

Malinois belga saltando sosteniendo una mancuerna en la boca
foto por: pohjakroon, Pixabay

Divider 5

Conclusión

Como mascota, un pastor malinois es leal, inteligente y tiene altas esperanzas de vida. Son el tipo de perro que no te deja solo ni cuando vas al baño, aunque también les encanta correr y jugar. Puedes crear un vínculo muy lindo, pasando tiempo con ellos e involucrándolos en problemáticas que pueden resolver con sus cabecitas. Como sus primos los pastores alemanes, los malinois exigen mucho empeño, pero son capaces de ofrecerte una relación fascinantemente única.


Crédito de Imagen Principal: Ekaterina Brusnika, Shutterstock

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.