Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

¿Los gatos pueden comer jamón serrano? Guía de salud y seguridad con aval veterinario

Chelsea Mortensen Profile Picture

By Chelsea Mortensen

Rebanadas de jamón crudo en una tabla de madera.

Vet approved

Dr. Lorna Whittemore Photo

Reviewed & Fact-Checked By

Dr. Lorna Whittemore

MRCVS (Veterinarian)

The information is current and up-to-date in accordance with the latest veterinarian research.

Learn more »

Los gatos pueden ser muy golosos y, si al tuyo le encanta la comida humana, puede que pienses que no hay nada de malo en ofrecerle una rebanada de jamón serrano. Después de todo, los gatos comen carne, y el jamón es carne. Sin embargo, piénsalo dos veces antes de darle un trozo de embutido a tu felino.

Estas finas tiras de jamón serrano son un complemento delicioso para muchos platos, pero su consumo excesivo puede enfermar a tu gatito. Si se tiene precaución y se usa como golosina ocasional, no es tan perjudicial. Un poquito no le hará daño, sólo evita darle demasiado.

Un momento… ¿Los gatos no son carnívoros?

Los gatos son carnívoros y obtienen casi toda su nutrición de fuentes animales, pero esto no significa que todos los tipos de carnes sean buenos para ellos.

En la naturaleza, la mayoría de sus calorías provienen de pequeñas aves y mamíferos muy magros, sin mucha grasa ni sodio. Hoy en día, los alimentos de calidad utilizan diferentes carnes (como pollo, ternera o salmón), pero todos intentan proporcionar los nutrientes necesarios.

Gato peludo blanco acostado sobre piso blanco.
foto por: MULTI ILHAM ANUGRIYA, Shutterstock

¿Qué necesitan de la carne?

Los gatos requieren un equilibrio adecuado de proteínas, grasas, vitaminas y minerales para preservar su salud. Su sistema digestivo está diseñado para procesar carnes crudas y naturales, no jamón italiano. Existen numerosos nutrientes que los gatos sólo pueden obtener a través de su dieta, ya que su organismo no los produce de manera autónoma. Estos se conocen como “nutrientes esenciales”.

Los felinos necesitan 10 aminoácidos esenciales (componentes básicos de las proteínas), 5 ácidos grasos y 3 vitaminas que no pueden sintetizar por sí mismos, además de otros 23 nutrientes necesarios para su desarrollo.

Los gatos están hechos para consumir una cantidad moderada de grasa. Si bien necesitan un poco, en la naturaleza suelen consumir principalmente carnes magras y precisan un mayor contenido de proteínas que de grasas. El alimento de tu gato debe contener, como mínimo, un 25 % de proteínas y un 10 % de grasas en materia seca, puesto que los alimentos muy grasos conducen a la obesidad.

Inconvenientes del jamón serrano

Teniendo en cuenta todo lo mencionado, podemos evaluar el jamón serrano y determinar su efecto en los gatos. Al analizar su contenido nutricional y contrastarlo con lo que se recomienda, surgen algunas inquietudes.

Muchos rollos de jamón serrano.
foto por: Becerra Govea Photo, Pexels

Sodio

Los gatos enfrentan dificultades para procesar el sodio. Aunque los alimentos salados nos pueden generar sed, los humanos pueden consumir cierta cantidad de sal sin inconvenientes. En cambio, los gatos son diferentes. Si ingieren demasiada sal, pueden sufrir intoxicación por sodio, lo cual puede provocar vómitos, temblores, letargo, convulsiones y otros síntomas.No se requiere mucha sal para que esto ocurra: en la mayoría de los casos, menos de una cucharadita es suficiente.

La probabilidad de que un gato se intoxique con jamón serrano es baja. Aunque una cucharadita de sal no parece mucho, sería complicado que un gato consuma esa cantidad de una sola vez. No obstante, el jamón serrano contiene un nivel de sodio significativamente superior al recomendado para los felinos. Una rebanada aporta alrededor de 345 mg de sodio, mientras que la ingesta diaria recomendada es de 42 mg. Por lo tanto, no toleran bien la carne que tenga mucha sal.

Grasas y proteínas

El contenido graso del jamón serrano puede variar, y algunos cortes son más magros que otros. Por lo general, presenta cantidades de grasas saturadas que van de moderadas a altas. La proporción entre grasa y proteína en el jamón no es la más adecuada.

Varios tipos de carnes curadas.
foto por: Mariakray, Pexels

Especias

El jamón serrano puede curarse con diversas especias, dependiendo del sabor que se busque. Estas afectan a los gatos y algunas no son seguras. Si estás considerando darle jamón serrano al tuyo, fíjate en la etiqueta qué especias se utilizaron durante el proceso de curado. Cuidado con el ajo, puesto que puede provocarles problemas digestivos, además de ser tóxico.

Riesgo de contaminación

Otro riesgo a considerar es la contaminación. El jamón serrano es una carne curada que no suele cocinarse. Cuando el proceso de curado en seco se lleva a cabo siguiendo las normas de la agencia de estándares alimentarios, se eliminan las bacterias e inactivan los parásitos porcinos. Sin embargo, es necesario tomar precauciones al almacenar y preparar esta carne, tanto para humanos como para gatos.

Las bacterias, como la salmonela, pueden provocar enfermedades felinas graves.

Primer plano de rebanadas de jamón serrano.
foto por: iSAWcompany, Pixabay

¿Es aconsejable usarlo como premio?

A pesar de que el jamón serrano no es el alimento más idóneo, ¿podría servir como un capricho ocasional? Al analizar las precauciones, se evidencia que no es la alternativa más saludable, pero tampoco debería ser perjudicial. Si decides darle, asegúrate de que sea en pocas cantidades. No obstante, es fundamental revisar la etiqueta para corroborar que no incluya especias como el ajo y mantener las prácticas de seguridad alimentaria adecuadas para prevenir la presencia de bacterias.

En conclusión, aunque no es el peor premio, hay muchas otras opciones más beneficiosas para consentir a tu gato.

¿Qué sucede si mi gato come jamón serrano?

Si tu gato consume una o dos rebanadas de jamón serrano, es poco probable que experimente efectos negativos. A menos que el jamón esté contaminado con bacterias o parásitos, no debería representar un riesgo para la vida de tu mascota. Sin embargo, ingerir grandes cantidades podría causarles problemas.

Aunque es improbable que tu gato sufra una intoxicación por la sal presente en el jamón serrano, sí podría experimentar trastornos digestivos. Un exceso podría provocar malestar estomacal u otros problemas similares.

Pensamientos finales

Si estás buscando un bocadillo saludable para tu gato, podrías optar por carnes más equilibradas. Las carnes cocidas, como el pollo, el pavo o la ternera, pueden ser buenas alternativas.

El pescado, como el salmón o el atún, también es una excelente opción, pero asegúrate de no excederte para evitar un consumo elevado de mercurio. También puedes ofrecerle a tu gato huevos cocidos en pequeñas porciones. Todas estas delicias son estupendas para compartir con tu gato sin los riesgos asociados a embutidos como el jamón serrano.


Crédito de Imagen Principal: beats1, Shutterstock

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.