Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

¿Los gatos pueden comer queso? Todo lo que debes saber

Ashley Bates

By Ashley Bates

Assortment of different cheese types

¿Tu gato se tragó un pedazo de queso cuando te descuidaste? Típico de ellos, ¿no? Si a tu gatito le gusta el olor del queso, quizás te preguntes si puedes compartir este sabroso refrigerio con él. La respuesta rápida es que el queso no es tóxico para los gatos, pero tampoco es saludable.

Los gatos pueden comer queso pero muy de vez en cuando. Entonces, si estás leyendo esto porque entraste en pánico, puedes calmarte: si tu gato comió queso no es necesaria una visita al veterinario. Pero, ¿por qué los gatos no deben comer queso? Sigue leyendo para averiguarlo.

La verdad sobre los gatos y los lácteos

Es agradable imaginar un gatito lamiendo delicadamente la leche de un plato. Pero, los productos lácteos no son ideales para él. Son carnívoros por naturaleza y necesitan proteínas de origen animal, evitando la comida humana tanto como sea posible.

A los gatos les cuesta digerir los lácteos, ya que sus cuerpos no contienen las enzimas adecuadas para descomponer la lactosa, cosa que les ofrece un valor nutricional nulo. En última instancia, no necesitan ni deben consumirlos.

cat on a table with dairy products
foto por: Alexlukin, Shutterstock

Alergia e intolerancia a la lactosa

En la naturaleza, los gatos obtienen humedad y nutrientes de fuentes a base de carne. Desde su domesticación, se han desarrollado alimentos balanceados llenos de granos, frutas y verduras para cumplir con los perfiles nutricionales. Si bien los gatos están acostumbrados a esta dieta, algunos ingredientes a veces pueden impactar significativamente.

Cuando hablamos de lácteos, la única leche que tu gato necesita es la de su madre durante las fases del destete. A partir de ese momento, los gatos no obtienen ningún beneficio nutricional por consumir lácteos.

Aunque para la mayoría de los gatos está bien comer un pedacito de queso de vez en cuando, algunos simplemente no toleran los lácteos. Las alergias y la intolerancia a la lactosa son frecuentes en los gatos porque sus tractos digestivos no están diseñados para descomponer estas fuentes de alimentos desconocidos.

Si comen demasiado queso pueden padecer malestar estomacal, presentando una gran variedad de síntomas leves a graves. 

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Manchas color rojo vivo
  • Infecciones

Si tu gato padece sensibilidades alimentarias en sus dietas regulares, es posible que debas eliminar el queso por completo.

¿A los gatos les gusta el queso?

Algunos gatos se desesperan por robar un pedazo de queso, mientras que a otros no les gusta un pelo. Este alimento no encaja con su dieta natural y por eso no lo encuentran sabroso.

La historia sería muy diferente si se tratase de una feta de queso sobre una hamburguesa. Pero en general, no es una reacción común en la mayoría de los felinos.

Tipos de quesos y sus efectos

Cada tipo de queso tiene un proceso de elaboración diferente y por eso afecta al cuerpo de varias maneras. Los quesos elaborados con leche de cabra son más digeribles que la leche de vaca, pero aún así los gatos no los procesan bien.

various types of cheese on rustic wooden table
foto por: MaraZe, Shutterstock

1. Quesos duros y semiduros

El queso duro se elabora presionando y condensando la cuajada en forma sólida, lo que reduce la humedad del suero de leche. Si tu gato come queso, la mejor opción para él serán los quesos duros. Contienen poca lactosa, lo que es bueno para su tracto digestivo.

Examples of Hard Cheese:
  • Cheddar
  • Parmesano
  • Asiago
  • Grana padano

2. Quesos blandos

soft cheese on plate camembert
foto por: EME, Pixabay
Ejemplos de quesos blandos:
  • Brie
  • Queso Crema
  • Feta
  • Cottage Cheese

3. Quesos mohosos

Debes evitar los quesos mohosos a toda costa. Estos quesos contienen una espora de moho llamada penicillium, que es tóxica para nuestras queridas mascotas. Además, el queso azul tiene bastante grasa.

Ejemplos de quesos mohosos
  • Queso azul
  • Stilton
  • Gorgonzola
  • Roquefort

4. Quesos veganos

Seguro piensas que la solución son los quesos veganos. Después de todo, no tienen lactosa, pero ¿son seguros?

Dependiendo de los ingredientes, no son tóxicos. Sin embargo, estos quesos contienen muchísima sal y grasa, lo que no es bueno para el metabolismo de tu gato.

Cat vomiting
foto por: Nils Jacobi, Shutterstock

Ideas finales

Ahora sabes que no pasa nada si tu gato come un bocado de queso de vez en cuando. Eso sí, evita los quesos blandos o mohosos porque no son buenos para su salud. No le hará daño un trozo de queso cheddar en ocasiones.

Si tu gato tiene una mala reacción, tendrás que mantener el queso fuera de su alcance. Es preferible esconder el queso que limpiar los desastres de un gatito enfermo.


Crédito de Imagen Principal: Valentyn Volkov, Shutterstock

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.