Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

¿Por qué se restriega el trasero mi gato? 4 razones y qué hacer (aprobado por veterinario)

Kristin Hitchcock

By Kristin Hitchcock

SPANISH_frotamiento_anal_feline

Vet approved

Dr. Paola Cuevas Photo

Reviewed & Fact-Checked By

Dr. Paola Cuevas

MVZ (Veterinarian)

The information is current and up-to-date in accordance with the latest veterinarian research.

Learn more »

La mayoría de los gatos se restriegan el trasero (también denominado, scooting) al menos una vez en la vida. Este comportamiento es normal cuando se hace con moderación. Esto suele ocurrir cuando a tu gato le pica el trasero, y puede deberse a muchas razones diferentes. Por ejemplo, la arena para gatos suele quedarse pegada a tu gato cuando este la utiliza para sus necesidades, irritando la zona. En este caso, este comportamiento se considera normal y no requiere atención veterinaria.

Sin embargo, hay otras situaciones en las que esto no es tan normal. Por ejemplo, algunos parásitos y afecciones similares pueden causar picor excesivo y molestias que conducen al gato a rascarse compulsivamente. Por lo general, esto hará que tu gato tenga este comportamiento mucho más a menudo de lo que lo haría en otras circunstancias. Por lo tanto, si tu gato tiende a realizar scooting con regularidad, quizá debas buscar atención veterinaria.

Veamos algunas de las razones por las que los gatos arrastran su trasero. Pueden ayudarte a determinar la razón del comportamiento de tu gato, sobre todo si presenta otros síntomas. Sin embargo, a menudo tendrás que acudir al veterinario para realizar pruebas diagnósticas.

hepper cat paw divider

Las 4 posibles razones por las que tu gato arrastra su trasero

1. Parásitos

Cualquier parásito digestivo puede provocar picor en el trasero de tu felino. Por lo tanto, los gatos con estos parásitos tienden a moverse más que los demás. Los gatos pueden contraer muchos parásitos digestivos, y algunos son más graves que otros.

Tenias son uno de los parásitos digestivos más comunes que causan ese scooting. Estos gusanos son lo bastante grandes como para verlos a simple vista. Por lo tanto, puedes ver segmentos blancos y de color crema en las heces de tu gato. Si notas que tu gato hace mucho scooting, puedes ir a revisar la caja de arena de tu gato. Sin embargo, el tamaño de la tenia puede variar y puedes notar segmentos de pequeño tamaño y otros más grandes.

Sea como fuere, tendrás que llevar a tu gato al veterinario por si tiene parásitos. Se necesita medicación para eliminar los parásitos, y tu veterinario debe vigilar a tu gato mientras esté en tratamiento. Normalmente no hay complicaciones. A pesar de ello, pueden producirse efectos secundarios del medicamento o del parásito.

Debes llevar una muestra de las heces de tu gato al veterinario. Es probable que tu veterinario te la pida si crees que tu gato puede tener parásitos. Por tanto, puedes ahorrar tiempo llevando la muestra contigo cuando vayas.

Primer plano de parásitos.
foto por: Rattiya Thongdumhyu, Shutterstock

2. Sacos anales afectados

Los gatos tienen sacos anales en el trasero. Contienen un líquido oscuro y maloliente que ayuda al gato a marcar su territorio y a liberar feromonas. Este líquido se acumula en los sacos anales. Sin embargo, cuando tu gato hace caca, se libera una cantidad excesiva de líquido. Por tanto, estas bolsas suelen cuidarse por sí solas.

Sin embargo, pueden obstruirse o sufrir daños. Este problema puede producirse por todo tipo de razones. Puede quedar algo atascado en el saco, como arena para gatos, o el líquido puede endurecerse. En cualquier caso, la impactación suele provocar picor e irritación en los sacos. Por lo tanto, tu gato puede realizar scooting, arañarse o incluso morderse el trasero.

En casos graves, esta impactación puede provocar una infección. Por lo tanto, es importante tratarla pronto y evitar posibles complicaciones. En casos muy graves, los sacos anales pueden romperse. Esto conlleva el riesgo de que la infección se propague.

Aunque un trasero con picores puede no parecer muy grave, te recomendamos que lleves a tu gato al veterinario si crees que el motivo puede ser la impactación. El veterinario puede liberar la obstrucción, para que el saco anal funcione con normalidad.


3. Alergias

Las alergias pueden afectar a los gatos de formas muy extrañas. Una de ellas es hacer que tu gato arrastre su trasero compulsivamente, aunque esto ocurre raramente. A menudo, las alergias ambientales son la causa de esta irritación. Cualquier cosa sobre la que se siente tu gato puede causar alergias. Por ejemplo, algunos limpiadores de alfombras pueden ser los culpables.

En otros casos, la culpa puede ser de su alimentación. Normalmente, los gatos no tienen las reacciones alérgicas a los alimentos que tenemos nosotros. En cambio, el gato puede sentir picor e irritación. En estos casos, tendrás que cambiar la comida del gato por otra que no le moleste. Normalmente, las fuentes de proteínas son la causa de la irritación. Por tanto, si tu gato come comida a base de pollo, puede que tengas que cambiar a otra cosa.

La opinión del veterinario puede ser útil, pues a menudo conoce alimentos alternativos. Sin embargo, no siempre es necesario si entiendes las listas de ingredientes y cómo leerlas.

En algunos casos, las alergias alimentarias son mucho más fáciles de evitar que las alergias ambientales. Cambiar de alimento es fácil. Sin embargo, no siempre puedes cambiar toda tu alfombra. En algunos casos, las alergias son algo con lo que tu gato tiene que lidiar y, en otros casos, tu gato puede tomar medicación para ayudar a reducir los síntomas.

Gato atigrado de color anaranjado sobre un castillo para gatos.
foto por: Jumpstory

4. Estreñimiento

Ocasionalmente, las heces pueden endurecerse y atascarse en seco alrededor de la zona anal, causando molestias a tu gato. Esto no es infrecuente si tu gato ha sufrido diarrea recientemente.

Los gatos de pelo largo también son especialmente susceptibles a este problema. Los gatos que están estreñidos también pueden presentar un comportamiento de scooting. Por último, los gatos que no pueden acicalarse completamente, como los gatos con sobrepeso o artríticos, también podrían arrastrar su trasero en un intento de eliminar los restos y las heces secas de su zona perianal.

hepper single cat paw divider

¿Debo ir al veterinario?

No siempre tienes que llevar a tu gato al veterinario si empieza a arrastrarse así. Sin embargo, debes fijarte bien en su parte trasera para identificar el posible problema. Si notas mal olor, enrojecimiento extremo, secreción o una herida abierta, lleva a tu gato al veterinario lo antes posible.

Si no se da ninguna de estas circunstancias, es posible que tu gato necesite un poco de ayuda para acicalarse. Utiliza una toallita húmeda o una toallita para gatos para limpiar suavemente el culito de tu gato. Después, observa a tu gato para ver si el comportamiento continúa.

Si tu gato sigue pataleando después de seguir estos pasos, considera la posibilidad de visitar al veterinario. Puede deberse a un parásito o a un saco anal obstruido, que no siempre es evidente. Tu veterinario puede hacer pruebas y ayudar a determinar la causa subyacente.

¿Cómo se trata el scooting?

Es algo que no siempre requiere tratamiento. En muchos casos, este comportamiento desaparece por sí solo una vez superada la causa subyacente. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que tu gato puede necesitar tratamiento. Por ejemplo, la impactación de las glándulas anales, los parásitos y las infecciones requieren tratamiento veterinario. Por supuesto, la causa subyacente determinará el curso del tratamiento.

Si tu gato tiene parásitos, el veterinario le proporcionará un desparasitante. Es posible que tu gato necesite también medicación preventiva regular. Si tu gato contrajo parásitos una vez de su entorno, las probabilidades de que los contraiga de nuevo son mayores. Por lo tanto, recomendamos encarecidamente que vigiles a tu gato para detectar síntomas en el futuro.

Las glándulas anales pueden ser un poco más complicadas. Si no es grave, el veterinario podrá aliviar el problema. Rara vez es necesaria la cirugía. Sin embargo, puede ser necesario si no se logra extraer la obstrucción tras los primeros intentos.

Si la glándula está rota, el veterinario tendrá que limpiar bien la zona. A veces, es necesario dar puntos para curar el desgarro. A la mayoría de los gatos se les administrarán antibióticos en este momento. Las infecciones pueden provocar roturas, que requieren antibióticos. Sin embargo, también pueden producirse infecciones secundarias tras las roturas, aunque no hayan sido la causa.

Las alergias requieren distintos tratamientos. A menudo, el veterinario recomendará probar una nueva dieta para determinar si la comida era la causa. Puede que te animen a cambiar los productos de limpieza de tu casa. En otros casos, puede ser necesaria medicación para que tu gato esté lo más cómodo posible.

hepper cat paw divider

Para Terminar

Los gatos arrastran su trasero por muchas razones diferentes. Si ocurre una o dos veces, probablemente no sea nada preocupante. Emplean el scooting cuando les pica, y ese picor puede ser completamente benigno. Sin embargo, en ocasiones puede estar relacionado con una enfermedad subyacente más grave. En estos casos, puede que necesites ayuda veterinaria.

Los parásitos, las infecciones y los golpes pueden provocar ese arrastre. Estas causas requieren medicación e intervención veterinaria. De lo contrario, el problema puede agravarse. Por suerte, estos problemas rara vez son graves y suelen tratarse con una simple medicación.


Crédito de Imagen Principal: Puedes usar nuestras imágenes, pero es necesario un enlace directo a Hepper.com para recibir el crédito.

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.