Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

¿Por qué los gatos muerden cuando los acarician? Razones para este comportamiento

Nicole Cosgrove Profile Picture

By Nicole Cosgrove

Gato mordiendo una mano que luce un reloj.

Si pasas mucho tiempo con gatos, seguramente habrás experimentado los llamados “mordiscos de amor”, es decir, esos suaves pellizcos que los gatos dan cuando se los acaricia o juega con ellos. La mayoría de estos mordiscos no causan dolor ni cortes, pero pueden ser repentinos e impredecibles.

Este es un comportamiento común que deja a los dueños confundidos e inseguros sobre cómo reaccionar. Aunque aún no se conoce la razón de este fenómeno, los expertos tienen algunas teorías y consejos sobre cómo actuar. Sigue leyendo mientras analizamos cada una de las posibles causas.

¿Los mordiscos de amor son agresión?

Los mordiscos de amor no son lo mismo que la agresión a causa del miedo, la actitud defensiva o la dominación. La agresión suele causar dolor y lastimar la piel, mientras que los mordiscos de amor son suaves y suelen producirse cuando el gato se lame y acicala.

Gato mordiendo una mano con un ojo cerrado.
foto por: Nau Nau, Shutterstock

¿Por qué mi gato me muerde cuando lo acaricio?

Aunque comúnmente se conocen como “mordiscos de amor”, el nombre no es del todo exacto. Cuando los gatos dan estos mordiscos, es una señal de que no quieren que sigas acariciándolos o jugando con ellos. Si prosigues, los mordiscos pueden volverse más fuertes y frecuentes, o puede que tu gato abandone la situación por completo.

Otra posibilidad es que los mordiscos formen parte del comportamiento de acicalamiento, pues los gatos utilizan los dientes cuando se asea. Si el tuyo te está lamiendo y de repente te muerde, puede que únicamente sea involuntario.

Por último, es posible que tu gato disfrute de tu atención y afecto, pero que no quiera que le acaricies una zona concreta. A diferencia de los perros, a muchos gatos no les gusta que los toquen en la barriga o cerca de la cola. Además, puede que el tuyo solamente quiera relajarse en tu regazo y disfrutar de tu compañía sin que lo toques.

Gato asegurando dedos con sus patas y mordiéndolos.
foto por: SerPhoto, Shutterstock

Cómo responder a los mordiscos

El lenguaje corporal felino puede resultar un reto para sus dueños, pero prestar atención proporciona mucha información sobre las emociones y el estado de ánimo de tu gato. Si notas que muestra signos de incomodidad o molestia cuando lo acaricias, como mover la cola o las orejas hacia atrás, tendrás que dar por finalizada la sesión de caricias.

Con el tiempo, tu gato dejará de morder con tanta frecuencia. También puedes aprender cuáles son sus límites probando un poco: acarícialo brevemente y tómate descansos para entender mejor su lenguaje corporal. Deja que él te busque en lugar de molestarlo mientras duerme o se relaja. Asimismo, concéntrate en las zonas que más gustan a los gatos, como la barbilla y cerca de las orejas.

Es fundamental que jamás lo castigues cuando te muerde con amor. Puede que tu gato esté tratando de comunicarte que algo no le gusta y que dejes de hacerlo. Si respondes gritando, pegando, abofeteando o empujando, los mordiscos sutiles pueden convertirse en agresiones más graves.

Para Concluir

Los mordiscos de amor son un comportamiento común en los gatos, pero puede que no sean la muestra de cariño que nos gusta creer. Si quieres fortalecer el vínculo con tu gato y respetar sus límites, presta atención a su lenguaje corporal para que las sesiones de caricias sean agradables para ambos.


Crédito de Imagen Principal: Bogdan Sonjachnyj, Shutterstock

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.