Hepper es apoyado por sus lectores. Cuando compras productos por medio de enlaces en nuestro sitio, nosostros podríamos obtener una comisión por afiliación sin costo extra para ti. Más información aquí.

Refuerzo positivo vs. castigo: ¿Qué método de adiestramiento canino elegir?

Nicole Cosgrove Profile Picture

By Nicole Cosgrove

positive reinforcement

Si quieres iniciar una pelea entre dueños de perros, la mejor manera de hacerlo es criticando los diferentes métodos de adiestramiento.

Los dos más populares son el refuerzo positivo y los castigos. El primero se basa en recompensar el comportamiento deseado e ignorar las acciones problemáticas, mientras que el segundo se basa en castigarlo para garantizar que no lo haga más.

Históricamente, los castigos siempre fueron más populares, pero hoy en día la balanza se inclina hacia el refuerzo positivo. Cada vez más adiestradores profesionales optan por estos métodos en lugar de los punitivos. Pero aún existen muchos de la vieja escuela.

Echaremos un vistazo a ambos métodos, incluidas las áreas donde sobresalen y donde no. El objetivo es determinar qué método es el mejor para adiestrar a tu perro.

Divider 1

Refuerzo positivo

Chica con crocks rosados paseando perro marrón.
foto por: 825545, Pixabay

La idea principal es que los perros busquen comportarse de cierta manera porque así serán recompensados. Por ejemplo, si tu perro asocia que recibe una galleta cada vez que orina afuera y que no recibe nada cuando orina adentro, entonces contendrá la vejiga hasta que salga al patio.

La mayoría de las recompensas son amor o golosinas; sin embargo, muchos adiestradores también utilizan clickers como sustituto de la recompensa.

Esto no quiere decir que no haya consecuencias por portarse mal. La consecuencia sería perder la recompensa en lugar de ser regañado o agredido físicamente.

¿Qué opinan los críticos y defensores del refuerzo positivo?

Para los críticos, el refuerzo positivo es un soborno. Piensan que de esta manera uno está comprando su buen comportamiento y que no genera ningún cambio permanente. Después de todo, ¿por qué tu perro seguiría haciendo lo que quieres cuando no haya más premios?

Los creyentes del refuerzo positivo afirman que ocurre exactamente lo contrario. Dicen que las técnicas positivas demoran más en dar resultado, pero que estos serán mucho más duraderos. También afirman que estos métodos son mucho más efectivos cuando se trata de casos extremos, por ejemplo, de perros que parecen imposibles de rehabilitar.

Los defensores del refuerzo positivo opinan que los castigos se enfocan demasiado en los comportamientos negativos. Como resultado, el perro solo aprende qué no debe hacer y recibe poca instrucción sobre cómo comportarse.

Y en vez de lograr que un perro se porte bien, logramos que no sea “malo”.

¿Para qué es bueno el refuerzo positivo?

Es excelente para crear un vínculo de confianza y amor entre tu perro y tú. Si recompensas a tu perro con amor o golosinas y nunca eres malo con él, el vínculo se volverá muy estrecho.

Los perros maltratados responden mucho mejor al refuerzo positivo. Como son más susceptibles a los castigos, cualquier reprimenda puede afectarles y hacer que se cierren aún más.

Al ser cariñoso y paciente les enseñas nuevas formas de interactuar con los demás. Esto es útil para romper patrones, ya que aprenderán rápidamente que arremeter no les da nada, mientras que ser gentil les brinda todo tipo de cosas lindas.

Perro pequeño al que le están dando una golosina.
foto por: Pezibear, Pixabay

¿Para qué no es bueno el refuerzo positivo?

Lleva tiempo. Tu perro tiene que aprender a relacionar el buen comportamiento con la recompensa que recibe por ello, lo cual lleva horas de repetición.

Como resultado, si estás en una situación de adiestramiento urgente, el refuerzo positivo no será la mejor opción. Por ejemplo, si tu perro muestra signos de agresión, no querrás esperar días o semanas hasta que el método surta efecto.

En estos casos, es probable que el perro necesite un adiestramiento intensivo. Eso también significa limitar sus interacciones con otras personas o mascotas.

El refuerzo positivo no funcionará si tu perro es agresivo con la gente y tú organizas una cena, en ese caso nada te ayudará. Para lidiar con su comportamiento problemático, deberás sacarlo de circulación el tiempo necesario. Que el refuerzo positivo sea lento, no quiere decir que sea negativo a largo plazo.

Ventajas
  • Método suave
  • Se fortalecen la confianza y el vínculo entre el dueño y el perro
  • Bueno en caso de animales maltratados
Desventajas
  • Método lento
  • Parece un soborno

Divider 4

Castigo

woman scolding puppy
Foto por: New Africa, Shutterstock

Existen muchos castigos diferentes, pero todos se basan en lo mismo: tu perro necesita algún tipo de “corrección” cada vez que se porta mal para que aprenda a no hacerlo más.

Estos castigos varían enormemente, van desde collares eléctricos hasta agresiones verbales. Algunas personas incluso abogan por métodos que rozan el abuso, pero la mayoría de los científicos y adiestradores no los toman en serio.

Aquí, la idea no es causarles dolor, sino redirigir su atención a ti. Muchos dicen que esta es la falla principal del refuerzo positivo, ya que una golosina jamás será más atractiva que arremeter contra otro perro o perseguir una ardilla.

Al corregirlo, evitas que se fije en lo que está causando su mal comportamiento. Luego puedes seguir con el adiestramiento normal.

Es importante saber que el adiestramiento basado en castigos es más una técnica que una filosofía. Muchos defensores usan el refuerzo positivo para enseñarle cómo comportarse, y sólo aplican castigos cuando el perro se desvía de tal comportamiento.

¿Qué opinan los críticos y defensores de los castigos?

La crítica más común es que este método es abusivo. En algunos casos es totalmente cierto, pero no tanto cuando se realiza de manera adecuada. De nuevo, la idea nunca es infligir dolor.

Otra crítica es que esta técnica les enseña a reprimir sus emociones en lugar de trabajarlas. Esto puede llevar a que la agresión se acumule hasta que tu perro no pueda contenerse y ocasione un arrebato muchísimo peor.

Los fanáticos de los castigos dicen que estos imitan la forma en la que los perros aprenden a comportarse naturalmente. Después de todo, los cachorros suelen ser reprendidos físicamente por sus madres, quienes los muerden con fuerza cuando se portan mal.

También creen que los castigos son la única manera de lidiar con la agresión y otros comportamientos graves. Afirman que se necesita una corrección para redireccionar su atención, ya que en momentos así no le hacen caso a las golosinas.

¿Para qué son buenos los castigos?

Es bueno si quieres resultados inmediatos. Si temes que tu perro ataque a una persona o mascota, un castigo podría desenfocar y restablecer sus emociones.

También es una buena manera de llamarle la atención a tu cachorro. Muchos perros ignorarán una golosina si está pasando algo más interesante, pero pocos pueden ignorar un grito o un tirón de correa — al menos al principio.

Sin embargo, debes saber que tu perro podría acostumbrarse a los castigos. Si bien ese grito o tirón de correa puede llamar su atención al principio, con el tiempo pueden acostumbrarse. Deberás ir aumentando la intensidad del castigo, algo que no es sostenible ni aconsejable.

Perro contra el rincón, paredes y piso blanco.
foto por: Gladskikh Tatiana, Shutterstock

¿Para qué no son buenos los castigos?

No es ideal para crear comportamientos duraderos. Usar castigos es como apagar un incendio sin abordar la causa; si bien evitará que tu casa se prenda fuego en ese momento, no evitará que se repita.

Además, si solo lo corriges y no le enseñas a comportarse de otra forma, el comportamiento nunca se detendrá. Tu perro se resentirá por el castigo constante y comenzará a ignorarte (o peor, a atacarte).

Si usas castigos, hazlo a corto plazo. Con el tiempo, tendrás que enseñarle cómo comportarse en lugar de castigarlo por portarse mal.

Ventajas
  • Resultados inmediatos
  • Bueno para redirigir la atención
  • Imita a sus madres
Desventas
  • Puede agravar los problemas
  • Método bueno a corto plazo
  • Los perros desarrollan inmunidad al método

Divider-Dog- New

¿Qué pasa si empleamos ambos métodos?

Quizás te estés preguntando por qué tienes que elegir uno u otro. ¿Un enfoque híbrido no funcionaría?

De hecho, el adiestramiento basado en correcciones es una especie de enfoque híbrido. Se basa en el refuerzo positivo para enseñarles a portarse bien y solo utiliza castigos para garantizar que sigan portándose bien en todo momento.

Perro marrón pequeño con correa acostado con la cara contra el piso de madera.
foto por: Jenny Sturm, Shutterstock

Los defensores del refuerzo positivo argumentarían que no existe ninguna razón para aplicar un castigo físico o verbal y que hacerlo anula el propósito de usar el refuerzo positivo. Sin embargo, cabe mencionar que los defensores estrictos emplean ciertas correcciones.

El castigo sería: nada. Si el perro no se porta bien, el adiestrador lo priva de la atención y las golosinas que tanto anhela.

También se los puede privar de las cosas que quieren. Por ejemplo, si a tu perro le gusta tirar de la correa mientras la tiene puesta, puedes detenerte y esperar a que se detenga o puedes darte la vuelta e ir en otra dirección. Pronto, tu perro aprenderá que sólo podrá ir en esa dirección si se comporta.

Divider 3

Cosas importantes a tener en cuenta sin importar qué método utilices

El refuerzo positivo y los castigos tienen mucho en común y hay ciertas cosas a tener en cuenta, independientemente del método que elijas.

Lo más importante es ser constante. Tu perro tiene que aprender que un cierto comportamiento trae un cierto resultado; de lo contrario, todos tus esfuerzos serán en vano. Si eres inconstante, lo confundirás y alargarás el proceso.

Así sea que lo premies o corrijas, debes hacerlo con rapidez. La reacción tiene que ocurrir inmediatamente después de la acción de tu perro, si no no asociará los hechos.

Sé consciente de tu lenguaje corporal también. Los perros son demasiado receptivos, así que asegúrate de que tu cuerpo y tu voz no se contradigan. Muévete despacio, pero con confianza, usa el tacto y el contacto visual con moderación.

Divider 2

Conclusión

Tanto el refuerzo positivo como los castigos son métodos populares para moldear el comportamiento canino, y es tu decisión cuál usar con tu perro.

Creemos que el refuerzo positivo es la mejor técnica disponible porque da resultados duraderos y fortalece el vínculo entre ustedes, pero existen argumentos a favor de los castigos (sobre todo, los resultados inmediatos).

Lo más importante es ser constante y jamás golpear o abusar de tu perro. Siempre que seas cariñoso y confiado, tu perro responderá a cualquier método que elijas.


Creditos de Imagen Principal: Pezibear, Pixabay

Artículos relacionados

Otras lecturas

Artículos veterinarios

Respuestas populares de veterinarios

Las últimas respuestas de los veterinarios a las preguntas de nuestra base de datos.